Historia

El primer documento que atestigua la existencia de intérpretes se halla en Egipto, en el tercer milenio a. de C. Se trata de un relieve en la tumba de un príncipe de Elefantina en el que se aprecia la figura desdoblada del intérprete quien, inclinado, escucha atento a un embajador asirio (con la mano derecha levantada), luego se dirige al faraón con una inclinación mayor y traduce el mensaje del faraón con la mano abierta en gesto de ofrecimiento. Tal relieve indica que ya en la antigüedad la interpretación no era un actividad casual sino que estaba al servicio de la Administración pública y los gobernantes utilizaban los servicios de los intérpretes en sus campañas bélicas, en negociaciones diplomáticas o en el comercio, tal y como ocurre en la actualidad. Al principio se reclutaban entre rehenes o esclavos y, posteriormente eran los hijos de los nobles que habían recibido educación en el extranjero y tenían buenos modales. Su labor ha sido fundamental a lo largo de la historia para extender imperios (Grecia y Roma), islamizar (la expansión árabe por Oriente), cristianizar naciones (la colonización de América), contribuir a la consolidación de nuevas lenguas (Edad Media y las lenguas romances) o abrir nuevas fronteras comerciales (Marco Polo y sus expediciones a China) y superar, entre otras muchas, las barreras diplomáticas (Stanley y su expansión  por África, “el continente tenebroso”, cuya expedición se salvó del desastre- según relata el explorador- gracias a los buenos oficios de su interprerte Katembo). Esta tercera persona, el intérprete, ha recibido nombres diferentes a largo de la historia: lenguas, truchimán o trujuman,  naguallato, alfaqueque o dragomán. No fue hasta el siglo XVIII cuando se comenzó a emplear el término intérprete y no será hasta después de la Primera Guerra Mundial cuando la interpretación pase a tener cierto reconocimiento y se gane el estatus de profesión. Hasta ese momento y tras el conflicto bélico no había escuelas de interpretación y los que hacían la labor eran profesores universitarios, periodistas y diplomáticos. En las Negociaciones de St. Germain, en 1919, se utiliza por primera vez la interpretación consecutiva.

La  multiplicación de contactos a alto nivel entre las naciones con la aparición de grande foros internacionales llevo al nacimiento de una nueva forma de  interpretación: la interpretación simultánea, que reducía el tiempo de trabajo considerablemente al tener que trabajar con varias lenguas a la vez en largas conversaciones. Comienza casi de forma paralela en Rusia y en EEUU a desarrollarse un sistema que conecta al orador y al intérprete y a éste con el oyente mediante un sistema complicadísimo, al principio de cables, micrófonos y auriculares. Así, en 1927 IBM  introduce los cables con micrófonos y nace la interpretación simultánea, que desde entonces ha ido avanzando en reconocimiento y tecnología entre las organizaciones internacionales y encuentros estatales mientras la consecutiva quedaba como técnica para negociaciones bilaterales comerciales y conversacionales de alto nivel o en los  servicios públicos. En estos tiempos pioneros se “leían” los discursos traducidos de antemano y la discusión se proseguía en consecutiva.

La Segunda Guerra Mundial supuso ya el avance definitivo de la interpretación  simultánea con los conocidos procesos de Nüremberg (Baigorri 2000).  Gracias al teniente León Dorstet, que organizó tres equipos de doce intérpretes (alemán, inglés, francés y ruso), la comunicación fue posible y la interpretación simultánea fue un éxito.  Dorstet configuró el primer equipo de intérpretes para la ONU. A partir de ahí comenzaron a surgir Escuelas de Traducción e Interpretación. Las dos primeras son la ETI de Ginebra en 1941 y la ESIT de París (École Superieure  d’Interpretes et Traducteurs) en 1957. La Unión Europea y la mayoría de los organismos internacionales adoptaron  también esta modalidad. Actualmente,  la interpretación  simultánea sigue ganando terreno y se utiliza no solo en congresos, conferencias, sino también en los medios de comunicación (radio y televisión) e incluso se utiliza en las conferencias telefónicas y en las videoconferencias y en otras actividades o profesiones que van surgiendo, compartiendo modalidad con nuevas técnicas y tipos que surgen que explicaremos brevemente a continuación.

Contacta con nosotros

Puedes enviarnos un email y te responderemos lo antes posible, gracias.

Not readable? Change text.

Escriba el texto y presione enter para buscar